miércoles, 17 de julio de 2013

Varios políticos se hacen fotos en la laguna del aceite de Arganda

Arganda del Rey, el municipio de la Comunidad de Madrid famoso por la laguna del aceite, un humedal donde se vertieron residuos de forma continuada durante años y responsable de la muerte de miles de aves y de un deterioro ambiental de incalculable valor, ha recibido la visita de unos políticos que se han fotografiado junto a ella. ¿Harán algo más? Eso no lo podemos afirmar, ya que hace 4 años que iban a iniciar el proyecto de restauración que han anunciado hoy a bombo y platillo como si se les acabara de ocurrir.



Esta laguna fue contaminada por una empresas de Arganda, Aceites Ulibarri, desde 1989 de forma continuada, sin que nadie impusiera ningún control ni sanción. Acciones impunes, delitos prescritos, para empresas ya desaparecidas. Así de fácil es contaminar una zona protegida, de gran valor ecológico y causante de la muerte de muchos animales.

En 2009, la Comunidad de Madrid compró los terrenos y prometió una restauración que 4 años después aún no ha llegado: durante este tiempo no se ha podido apreciar ninguna actividad en el humedal, hasta hoy, 17 de julio de 2013, día en que unos políticos se han presentado para hacerse unas fotos y rellenar una nota de prensa de declaraciones adecuadas, promesas y buenos proyectos.

Desde que la Comunidad de Madrid compró los terrenos, muchas han sido las apariciones en prensa de esta laguna. El Mundo se hacía eco de su existencia allá por marzo de 2009, mientras que El País le dedicaba un reportaje dos años después ante la denuncia de abandono por parte de ciudadanos y agentes forestales.

Pero también ha sido denunciada por movimientos ciudadanos para que no cayera en el olvido. Uno de estos movimientos encontró una sorpresa en marzo de 2012, cuando una marcha de protesta halló en una laguna cercana seis vehículos hundidos que, según la policía, habrían sido utilizados para delinquir y posteriormente abandonados bajo el agua, aprovechando el terreno favorable para ello. Esta zona protegida parece ser ejemplo de todo lo que no debería ser.

Vehículos abandonados en el fondo de una laguna cercana.
Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid, Pablo Rodríguez Sardinero, alcalde de Arganda del Rey, y Borja Sarasola, consejero de medio ambiente y ordenación del territorio, son los protagonistas de las fotos y las buenas intenciones de hoy, que orgullosamente han tuiteado. ¿Será esta vez cuando por fin se lleve a cabo la restauración de esta zona degradada?