lunes, 2 de julio de 2012

Granadilla ha sido madre de 4 cachorros de lince ibérico


La Junta de Andalucía ha confirmado una estupenda noticia para la conservación del lince ibérico: la reproducción en libertad de Granadilla, una hembra que nació en cautividad, fue introducida en el valle del Río Guarrizas, en Jaén, y ha logrado adaptarse perfectamente a la vida salvaje.

Granadilla nació en La Olivilla, el centro de Cría en Cautividad que la Junta tiene en Santa Elena, en Jaén, y fue liberada junto a su hermana Grazalema en 2010. El proyecto de liberar animales criados en un centro era pionero y, a tenor de los resultados, fue una gran idea.


Al poco de ser liberada, Granadilla conoció a Granizo, un macho de lince ibérico con el que se estableció en una zona idónea para su especie y con abundante alimento. Cabe recordar que los linces se alimentan fundamentalmente de conejos, que componen cerca del 90% de su dieta. En algunas épocas del año pueden consumir perdices o pequeños mamíferos, pero siempre tendrán preferencia por uno de los animales más abundantes de los campos españoles.

El foto-trampeo descubrió el pasado 22 de junio a la nueva familia: Granadilla fue captada junto a cuatro cachorros de alrededor de cuatro meses. Es toda una hazaña para la joven madre que, además de tener que adaptarse a las nuevas condiciones, no había tenido experiencias de reproducción. Al parecer, los cachorros ya han superado la edad más crítica de mortalidad infantil y parece que tienen una buena condición física.

En la zona del Río Guarrizas hay un crecimiento neto de la población de linces, ya que la natalidad supera a la mortalidad, por lo que los implicados en el proyecto están muy satisfechos.

Lince fotografiado este año al sur de la provincia de Ciudad Real.
De hecho, la UICN propuso el pasado mes de abril rebajar la protección del lince; entiéndase, rebajar de “en peligro crítico” a “en peligro de extinción”, que sigue significando que el lince corre serio peligro, pero la mejora es evidente. Los programas de conservación en España han invertido muchos medios y mucho dinero y al menos no ha sido en vano.

Esta noticia se une a otras de los últimos meses que indican la buena situación del lince ibérico. En el Centro de Cría en Cautividad de Zarza de Granadilla, en Cáceres, Fárfara tuvo tres cachorros a principios de año. Esta hembra, de 3 años de edad, también nació en El Olivillo, como Granadilla y Grazalema.

Vídeo del parto de la lince Fárfara.

Esperemos que el lince siga saliendo adelante, en esta época en que las buenas noticias llegan con cuentagotas, y que los españoles podamos contagiarnos de su capacidad de superación y su lucha por salir adelante.